Discurso de asunción del Presidente Martín Lema

Documentos subidos:

Descargar el documento NoticiaDiscursoLema.



Video del discurso del Presidente:
https://www.youtube.com/watch?v=A_eZkV2AxKM&t=3s

Video resumen de la apertura del período:
https://www.youtube.com/watch?v=svVI_b6N_yU

 
 
DIPUTADO MARTÍN LEMA

Presidente de la Cámara de Representantes
15 de febrero, 2020

“Señor presidente de la República electo, doctor Luis Lacalle Pou; señora vicepresidente
de la República electa, escribana Beatriz Argimón; señor ex presidente de la República,
doctor Luis Alberto Lacalle Herrera; ministros de Estado presentes; señor secretario de la
Presidencia designado, doctor Álvaro Delgado; señor prosecretario de la Presidencia
designado, doctor Rodrigo Ferrés; señores ministros y subsecretarios designados;
señores miembros del cuerpo diplomático; señores ministros de la Suprema Corte de
Justicia; señores representantes; señores intendentes de gobiernos departamentales;
autoridades nacionales y departamentales; ciudadanos y funcionarios de la Cámara de
Representantes: quiero comenzar mis palabras felicitando, reconociendo y agradeciendo.

En primer lugar, deseo felicitar a todos aquellos a quienes les tocó la tarea de
presidir la Cámara de Representantes en el período pasado, en que fui legislador por
primera vez.

Cuando estaba preparando toda esta etapa que se viene, tuve la oportunidad de
leer, de procesar, de conocer un montón de las iniciativas que se habían planteado, y
tengo que felicitarlos a todos porque han contribuido con una impronta que va mucho
más allá del partido político por el cual llegaron a este Cuerpo. En ese sentido, quiero
reconocer a los señores diputados Alejandro Sánchez, Gerardo Amarilla y José Carlos
Mahía, al senador Jorge Gandini y a la diputada Cecilia Bottino por el gran trabajo que
llevaron adelante en la legislatura pasada.

En segundo término, quiero felicitar a todos los legisladores que hoy asumimos
nuevamente y a aquellos que ejercerán por primera vez esta tarea tan importante de
representar a la ciudadanía.

También deseo felicitar -ya se mencionó en distintos pasajes de la votación- a las
familias de todos los señores diputados que hoy tienen el deber y la oportunidad de
asumir esta responsabilidad, porque muchas veces solo quienes nos dedicamos
profesionalmente a esta actividad sabemos que la familia es la que más sufre las
ausencias y las consecuencias de esta tarea.

Asimismo, quiero reconocer a los funcionarios de la Cámara de Representantes,
a quienes vemos todos los días, desde el anonimato, dando lo mejor para que el trabajo
cotidiano pueda fluir; los invito a reasumir el compromiso y a redoblar el esfuerzo en esta
nueva etapa.

Quiero agradecer al pueblo uruguayo: gracias a su voluntad, esta conformación
tan heterogénea, esta conformación plural terminó materializándose. Eso nunca
debemos perderlo de vista, y ese agradecimiento va desde el punto de vista institucional.

Permítanme ingresar a los agradecimientos personales.

Agradezco a todos los legisladores cuyo voto materializó para mí esta
oportunidad que hoy no merece felicitación; recién sabremos si la merece luego de oír
las distintas valoraciones, cuando termine el año.

Quiero agradecer a todos los legisladores con quienes compartí un montón de
jornadas en este recinto y en las comisiones; tuve la oportunidad de aprender de ellos.

Deseo agradecer al Partido Nacional, a sus dirigentes y a sus representantes, y
sobre todo a aquellos que permitieron que estemos donde estamos -o, por lo menos,
que esté donde estoy-, que son los militantes, quienes permanentemente dan todo por la
causa, sin esperar nada a cambio o, mejor dicho, esperando todo a cambio: que
estemos a la altura de las circunstancias.

——Quiero agradecer al expresidente Lacalle Herrera por todo su apoyo. Él me inculcó
un montón de valores nacionalistas que hacen que todos los días esté orgulloso del
Partido que integro.

——Deseo agradecer al equipo que me acompañó durante la legislatura pasada. Los
elogios -mejor dicho, algunas expresiones a las que uno les atribuye una significación
especial- los valoro mucho, pero es injusto que los reciba a título personal; por lo tanto,
los hago extensivos a todo el equipo y recibo esas distinciones en nombre de todo ese
grupo de trabajo que se conformó en la legislatura pasada.

——Por otro lado, quiero agradecer al equipo que a partir de hoy se conforma para
trabajar en los nuevos desafíos. En ese sentido, agradezco la confianza de estar todos
juntos, emprendiendo este camino tan importante.

No puedo dejar de agradecer a todos aquellos que en la legislatura pasada, a
través de información, de sugerencias y de ayuda para conocer áreas como la salud o el
desarrollo social, me permitieron volver al primer día en el que levanté una bandera
política, ese día en que soñaba con cambiar el mundo. Ante una eventual circunstancia
de amenaza, frente a la que uno puede ir reduciendo ese tipo de ambición, esos temas
me hicieron recobrar las ganas de volver a pelear por todas las causas justas. Así que
también quiero agradecer a todos los que me han ilustrado durante la legislatura pasada.

Quiero manifestar mi profundo agradecimiento al presidente de la República
electo. Quiero agradecerle porque desde hace catorce años me trasmite que la actividad
política debe ser una herramienta para ser mejores personas.

En una oportunidad, estaba por desatender una situación personal porque
entendía que las causas que realmente importaban eran las grandes, que los
macrotemas eran los importantes, y fue el presidente de la República electo quien me
dijo una frase que no voy a olvidar jamás: “En la vida no hay causas chicas ni causas
grandes; hay causas justas”. Al tiempo, decidí renunciar a mi actividad privada para
recibir el enorme honor de trabajar profesionalmente por mi país. Por eso, yo quiero
agradecer -sabrán disculpar que por un instante me salga del protocolo- a Luis, a la
persona, al rebelde de todas las causas justas.

——Quiero agradecer a mis amigos, a los amigos de siempre, que son muy moderados
al momento de realizar elogios y sumamente constructivos a la hora de enseñarnos a ser
mejores. Hoy cuento con el honor de que todos me estén acompañando en un día tan
importante.

Quiero agradecer a mi familia grande…

——…a mi madre, a mi padre, porque siendo una típica familia uruguaya, luchadora, me
permitieron tener una cantidad de oportunidades y cumplir una cantidad de sueños.
También quiero agradecer a mi hermana por enseñarme lo que significa ser valiente.

Quiero agradecer, tanto en lo que tiene que ver con la actividad que desempeño
como en la vida personal, a los que hoy no están físicamente, a los que desde otro lado
están brindando las energías y las fuerzas para cumplir con todos los objetivos y
alcanzar los sueños, para que estén a nuestro alcance.

Especialmente, quiero agradecer a mi esposa Florencia y a mi hijo Martín.

——Ellos son mi mayor motivo de orgullo, quienes profundizan mis sueños y me
infunden ganas de trabajar por los de todos los uruguayos.

Hoy -discúlpenme, pero estoy tratando de ganarle a la emoción en una jornada
tan especial- comienza una legislatura con características que han sido reconocidas por
todos, entre ellas, la pluralidad, la heterogeneidad. En varias intervenciones se habló del
diálogo y de la búsqueda de acuerdos, de si hoy partimos de un acuerdo o de un criterio
compartido sobre lo linda que es la democracia uruguaya. ¡Qué linda es esta pluralidad!
¡Qué linda es esta convivencia que se viene dando! Hasta hace un rato estaba el
ministro designado de Desarrollo Social, Pablo Bartol, al lado de la actual ministra,
Marina Arismendi, conviviendo en paz, en democracia; y nos vanagloriamos porque los
uruguayos decidieron esta pluralidad de opiniones y posiciones dentro de este recinto.

Ahora bien, cuando la ciudadanía elige esa pluralidad, nos da un mandato no solo
en cuanto a la representación -que va de suyo-, sino que también nos pone a prueba en
la búsqueda de acuerdos y en la administración de las diferencias.

Se ha hablado, en oportunidad de los fundamentos de voto, de la vehemencia, de
la pasión. Yo soy de esos a quienes les gusta promover la defensa de las convicciones y
de las ideas con pasión y con razón; no hay nada más lindo que una persona que está
convencida y aporta pasión. Esa pasión y esa defensa vehemente de las iniciativas, de
las ideas y de las convicciones tienen un límite que desde este lugar vamos a hacer que
se respete: la tolerancia. La tolerancia siempre tiene que estar presente en todos los
debates. ¿Diferencias? Por supuesto que sí. ¿Debates acalorados? Por supuesto que
también, pero nunca se puede perder el límite de la tolerancia y el respeto.

Esta conformación plural, que creo que nos distingue, entre otras cosas, es lo que
representa la imagen de la democracia de nuestro país. Creo que si en este momento
alguien de afuera nos pregunta cómo es la democracia en el Uruguay, quizás no haya ni
que hablar, quizás no haya ni que explicarla; tal vez solo haya que sacar una foto de
todo este escenario: aquí está representada la democracia de nuestro país.

——En este marco institucional, nos proponemos aportar diferentes objetivos y
programas sobre los cuales hoy empezamos a rendir cuentas. Hoy vamos a presentar
las primeras iniciativas que entendemos representarán un aporte a la tarea del
Parlamento. La primera es el fortalecimiento del control. Ya tenemos prontas y se están
presentando en este instante tres medidas destinadas a fortalecer el control, es decir, a
dar más herramientas a los señores representantes para controlar al Poder Ejecutivo.
Una se trata de un proyecto de ley que entendemos mejora el procedimiento de los
pedidos de informes. La otra es una resolución que vamos a firmar a continuación, que
hace que el presidente de la Cámara, independientemente de quién sea, tome
conocimiento de que se está por vencer el plazo de determinado pedido de informes y
pueda, a nivel personal, interactuar con el Poder Ejecutivo para procurar que se le dé
respuesta. La tercera iniciativa implica exigir una clave de acceso que antes teníamos los
legisladores, que aporta mucha transparencia y permite monitorear en tiempo real las
diferentes obligaciones de la Administración. Cuando me tocó ser legislador por la
oposición, en el período pasado, la reclamé en muchas oportunidades. Hoy, asumiendo
este nuevo desafío, en un escenario como diputado oficialista, entiendo que debo hacer
lo mismo. Por lo tanto, en el día de hoy, solicito nuevamente esa clave de acceso que
dará a los legisladores un mayor control en lo que refiere a la gestión del Poder
Ejecutivo.

Hace unos días, un periodista me preguntaba si yo era consciente de que
pretendemos establecer medidas que, en definitiva, van a operar en torno a un gobierno
electo del cual soy afín. Por supuesto que soy consciente de eso; no se trata de quién
eventualmente esté en el gobierno o de cómo se componga el Parlamento; se trata de
dar las mayores señales republicanas para fortalecer los poderes del Estado, para
honrar el Estado de derecho y, con eso, enaltecer a nuestro país.

——A su vez, el control bien ejercido legitima el obrar de los que hacen las cosas
correctamente y permite corregir cualquier tipo de desvío. Por eso, no teme al control
quien parte de la base de que está haciendo las cosas bien.

Hay una consideración que no puedo dejar de hacer. Obviamente, yo confío
plenamente en el gobierno electo, y en base a esa confianza es que entiendo que tengo
que ser más exigente, porque en la exigencia, en la búsqueda de transparencia, en la
búsqueda de que haya mayores controles, podremos lograr, desde este lugar, un mayor
acercamiento a la excelencia en los distintos resultados.

Nos proponemos instrumentar desde ahora un programa de modernización
legislativa, que se denominará PROMOLE 20-25; la primera reunión con ese objetivo fue
hoy. Evidentemente, pusimos ese año en el nombre porque tiene que trascender a quien
eventualmente esté ocupando este lugar, y debe tener la concepción de que modernizar
la legislación y generar insumos a través de programas es beneficioso para todos.

Este programa tiene como punto de partida un trabajo que inició el presidente de
la República electo cuando fue presidente de la Cámara de Representantes; esa
iniciativa trataba sobre la descontaminación legislativa; refería a diagnosticar cuántas
leyes no se cumplen en nuestro país. Hay leyes que quedaron obsoletas y hay que
seguir el proceso de descontaminación y proceder a derogarlas. Hay algunas que
directamente no se cumplen y habrá que hacer una valoración al respecto. ¿No se
cumplen producto de la estructura, del contenido o porque el Poder Ejecutivo no las ha
reglamentado y, por lo tanto, no llegan a la vida cotidiana, a los hechos del día a día?

Por otro lado, buscamos obtener mayor eficacia legislativa, adaptando la
normativa a los tiempos que corren. El mundo de hoy no es el mismo que el de los años
en que se discutieron y se trataron diferentes leyes; hoy hay gran cantidad de avances
tecnológicos y científicos que debe contemplar nuestro derecho positivo.

Corresponde también decir que cuando el sistema jurídico, entre otras cosas, no
funciona según el objetivo que se traza en las diferentes normativas y permanentemente
es vulnerado; cuando el ciudadano no entiende que debe hacerlo valer, que debe
respetarlo, se lesiona el Estado de derecho.

Nos proponemos identificar leyes que han sido objetadas por posibles indicios de
inconstitucionalidad; también las vamos a incluir en este proceso, para hacer una
valoración y brindar alguna alternativa de solución.

Lo que queremos con este programa es que no haya leyes por cumplido, sino que
se acepten las que intenten cumplir con los fines trazados.

Por otro lado, quiero señalar que, el próximo lunes, el equipo de profesionales que
impulsará este programa se pondrá en contacto con las diferentes cátedras y facultades
de derecho, para generar un espacio de puertas bien abiertas y se cuente con la
participación de aquellos que entiendan que pueden realizar aportes significativos en
esta materia.

En nuestro Partido Nacional siempre ostentamos con mucho orgullo ser
defensores de las leyes, entre otras cosas, porque defender las leyes es defender a la
ciudadanía toda, sobre todo, a los uruguayos que están en una situación de mayor
vulnerabilidad. Por eso, entendemos que estos procedimientos adaptados a los tiempos
que corren son una forma de ponerle pienso y equipo al trabajo, al tiempo de abrirles las
puertas a todos aquellos que quieran incorporar conceptos trascendentes para defender
las leyes y los intereses de la ciudadanía.

A partir de hoy se empieza a trabajar para instrumentar el Programa de
Participación Ciudadana 2025 (PROPACI 20-25). Consideramos que el ida y vuelta con
la ciudadanía es fundamental, así como también lo es abrir las puertas no solo en forma
literal, sino para salir a buscar la participación de la gente, para promoverla en forma
presencial y también aprovechando las herramientas tecnológicas.

La primera medida que tomaremos en el marco de este programa consiste en que
los proyectos de ley presentados por los diferentes diputados serán subidos a una
plataforma, para que la ciudadanía pueda realizar aportes y al legislador que presentó la
propuesta y a la comisión que trabaje en ella. Entendemos que esta es una forma de
legislar entre todos. Obviamente, la decisión final es del legislador, quien va a terminar
votando, pero abrir las puertas a todos esos insumos que con humildad debemos recibir
de la ciudadanía resultará muy importante

En las primeras reuniones que tuvimos -de vestuario, es decir, antes de la jornada
de hoy-, empezamos a trabajar en la segunda etapa, que refiere a que la propia
ciudadanía pueda sugerir proyectos de ley. En este sentido, en el ida y vuelta, en la
interacción puede haber un aporte significativo de la ciudadanía que este Cuerpo, con
humildad, debe estar dispuesto y abierto a recibir.

También nos proponemos generar un mecanismo de seguimiento de agendas
legislativas de otros parlamentos del mundo. No podemos tener un Parlamento de
puertas para adentro o que solamente interactúe con la realidad nacional; debemos
aprovechar las oportunidades de un país como el nuestro. Hemos mantenido varias
reuniones con la Oficina de Relaciones Internacionales y elaboramos una resolución que
firmaremos hoy, en la que se establece que dicha Oficina y la Secretaría de la Cámara
elaborarán informes trimestrales de las agendas de otros parlamentos del mundo. Esto
nos permitirá importar ideas, y como también lo vamos a remitir a Cancillería, se pueden
generar insumos que a la hora de optar por estrategias de política exterior pueden
resultar útiles para las autoridades que tienen a su cargo la toma de decisiones.

Ya empezamos a rendir cuentas de la implementación de estos proyectos y
objetivos que recién remarcamos. Humildemente, entendemos que refieren a gran parte
de las funciones del Parlamento, pues apuntan a fortalecer el control y mejorar el
derecho positivo -es decir, la legislación-, al tiempo que se intenta representar mejor a la
ciudadanía a través de ese ida y vuelta con la gente.

En cuanto al compromiso de gestión y al conjunto de los objetivos a que
hacíamos referencia, nos comprometemos a la aplicación ecuánime del Reglamento y a
respetar a todos y cada uno de los partidos políticos que conforman este Cuerpo. Nos
comprometemos también a cuidar cada peso que compone el presupuesto de esta
Cámara, buscando optimizar al máximo los recursos asignados.

Asimismo, nos comprometemos a aprender. Quizás muchas veces nos
equivoquemos, pero siempre actuaremos con el mayor sentido republicano de dar lo
mejor por esta institución que en lo personal tanto quiero y, por sobre todo y lo más
importante, que tanto respeto.

No me comprometo a dejar la pasión a la que se hizo referencia a lo largo del
debate, porque creo que, en la vida, para hacer prosperar un montón de iniciativas o
para poder cumplir una cantidad de sueños, ser apasionado es un requisito esencial. El
sentir debe ser el punto de partida de todo lo demás, pero todo empieza con ese
contacto afectivo que tanto nos mueve para llevar adelante una cantidad de cosas.

Me planteé hacer una exposición breve. Por lo tanto, voy a entrar en la etapa final
de estas palabras.

Intenté contener muchas de las emociones durante la votación; también intenté
contener muchas emociones cuando comencé mi intervención, sobre todo, cuando
expresé los agradecimientos, pero quiero que sepan de primera mano cómo me siento
en la previa a afrontar esta tarea. Debo decir que me siento agradecido por poder
trabajar profesionalmente por nuestro país. Soy un enamorado del Uruguay. Soy de los
que se emocionan y se erizan cuando se canta el Himno Nacional. Soy hincha de
nuestra gente y de nuestras características. Pero todo este orgullo que siento no está
ajeno a la responsabilidad, no está ajeno a la responsabilidad que debo sentir yo y todos
quienes a partir de la asunción del día de hoy estaremos enfrentando diferentes
desafíos. Debemos ser conscientes de lo que enfrentamos en este nuevo período.
Estamos ante una institución que debe trabajar por el pueblo, para el pueblo y ante el
pueblo, lo que requiere que permanentemente estemos rindiendo cuentas de nuestro
obrar. Todos y cada uno de los miembros de esta Cámara tenemos una tarea que debe
ser honrada, predicando con el ejemplo todos los días.

Hay una frase de Aristóteles que, para mí, es muy descriptiva. Decía: “Somos lo
que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”.
Entonces, en esa humildad de entender que todos estamos para aprender y para recibir
aportes, me parece importante contagiarnos de hábitos de excelencia. Tenemos que
contagiarnos de la excelencia de pretender ser mejores todos los días. Por lo que genera
la asunción en una nueva legislatura y por los comentarios y las conversaciones que
hemos tenido en esta etapa preliminar, estoy convencido de que hay una determinación
de los representantes de dar lo mejor. Pero también debemos ser conscientes de que, a
veces, la ciudadanía no percibe lo que nosotros hacemos ni que queremos dar lo mejor.
En eso también tenemos que trabajar. Debemos ser conscientes de que hay que
profundizar en esto. Por eso, aparte de que me parece importante adquirir hábitos de
excelencia, quiero terminar mi exposición con un pedido a la ciudadanía. Quiero pedir a
la ciudadanía que sueñe, que nos exija, que nos controle, que ponga la vara bien alta.
Sueño como me enseñaron con el último día de esta legislatura. Y voy a decirles cuál es
mi sueño: mi sueño es que la ciudadanía tenga el más sincero sentimiento de que
nosotros, sus representantes, supimos cumplir con el mejor país del mundo: el nuestro.

Muchas gracias”.